Inocente Carreño es recordado por su sencillez y buen humor

Compartimos una pequeña entrevista que hizo la periodista Ana María Hernández del diario El Universal al productor Justo Morao a propósito del fallecimiento del gran músico venezolano Inocente Carreño.

Con su franca bonhomía, con su sencillez, con su don de gente, así partió de este mundo el maestro Inocente Carreño.

“Era el orgullo de Margarita –lo describe el músico Justo Morao, también de origen margariteño –, vivía por El Cafetal, para arriba, y siempre se le veía tan sonriente y amable, saludando a todo el mundo. Tenía el hábito de ponerse en el piano todos los días, a ver si le salía algo y componía”.

No hay quien no lo recuerde con cariño, humor y respeto. Así, este músico, mundialmente conocido por su Glosa Sinfónica Margariteña, es descrito como “uno de los compositores más prolíficos de Venezuela”, según apunta el también compositor y director orquestal Alfredo Rugeles, “con ese humor tan fantástico. Estrené su ópera El Convidado del Niño Jesús (2014), y me alegro de que la haya visto y escuchado. El maestro me dedicó una obra en 2008, a propósito de mis 25 años como director, Romanza para viola y orquesta de cuerdas, muy expresiva, muy cantabile, de la que estoy muy agradecido. Tenemos ahora el compromiso de seguir difundiendo su obra y no olvidarla. El fue un compositor invitado permanente del Festival Latinoamericano de Música en todas sus ediciones, le recordaremos siempre con gran admiración y profunda amistad”.

Pero no solamente dedicó obras a músicos. En ocasión de sus 80 años, el propio Carreño le pidió obras a otros compositores para él estrenarlas y dirigirlas: “Era una bellísima persona, un hombre extremadamente divertido y muy ocurrente –rememora la compositora Josefina Benedetti–. Le dediqué Citas Inocentes, que como buena posmoderna, tomé tres fragmentos de sus obras y trabajé sobre ellas. Primero, un trozo del Himno a Acción Democrática, de la que fue su autor, luego sobre la Margariteña, y por último de la Suite Sinfónica No. 1. Tomé citas de esas obras, porque Carreño es un compositor emblemático de este país, excepcional, su música es de un nacionalismo sin ridiculeces, porque él usó los temas y los desarrolló a su modo”.

Otra parte de su obra está dedicada a los coros mixtos. Al respecto, la maestra María Colón de Cabrera, directora del Polifónico Rafael Suárez, dice que era un músico “que viene de una tierra de los antiguos trovadores que daban serenatas en su pueblo. Tuve la oportunidad de conocerlo y de hacer varias de sus obras, Pregúntale a ese mar (sobre el soneto de Juan Beroes), Gotas de breve rocíoMañanita pueblerina”.

“Son esas obras que siempre se han escuchado. Como el Himno de la Universidad de Oriente, que también compuso”, y recuerda una bella anécdota a propósito de Gotas de breve rocío: “él me decía ‘hay que sentirla mucho’. Tanto el poeta como el músico tienen que decir lo que es, con mucha delicadeza. Yo estuve hospitalizada, y él me decía que tenía que sentir esa gota de breve rocío que es la salud; y su color, que es como un verde mar, que no se ve sino en la mañana, cuando está amaneciendo. Él me decía que esa era la luz de la vida”.

Los reconocimientos, la comprobación en vida de la importancia de su obra musical no le quitaron nunca el sueño. Carreño era capaz de reirse de sí mismo, y decir cosas como que “yo me acuerdo hasta de mis olvidos”; o asegurar con picardía que le había puesto empeño a una obra para que le saliera como el Bolero de Ravel, “¡pero esto fue lo que me salió!”.

Sin embargo, relata el guitarrista Luis Quintero, fue Carreño quien “concluyó el Concierto No. 2 para guitarra y orquesta de Antonio Lauro. Él decía que solo desarrolló los temas. Lo he tocado varias veces, y también sus dos suites para guitarra”. Y es que el maestro comenzó estudiando guitarra, pero después se decantó por la composición.

“En 2009 participé en el disco Homenaje a Inocente Carreño, de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, y grabé la Suite No. 2. Yo digo que la música de Carreño para la guitarra es un gran aporte, viniendo de un gran maestro, que escribió más obra en su vida, una vasta producción, aunque para la guitarra no demasiado. De las dos suites, considero que la Suite No. 1 es la mejor, más guitarrística, virtuosa, y se puede lucir el interprete, mientras que la Suite No. 2 es hermosa, pero más sencillita. También me parece que un aporte importante es que él concluyera el Concierto No. 2 de Lauro. Todo lo que venga de él es de calidad”.

Claves musicales

Inocente Carreño nació en Porlamar (Nueva Esparta) el 28 de diciembre de 1919.

Su primer instrumento fue la guitarra, luego la trompa. En 1946 egresó como Maestro Compositor, de la cátedra de Vicente Emilio Sojo.

Alejandro Bruzual, en la biografía Ser de tiempo y creación: Inocente Carreño, registra más de 600 obras; entre composiciones y arreglos.

Carreño falleció en Caracas el 29 de junio de 2016. Sus restos están siendo velados en la Funeraria Vallés, y será enterrado en el Cementerio
del Este el sábado 2 de julio en la mañana.

Fuente | El Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s